Diseño gráfico es el nombre de una profesión que se dedica a múltiples tareas, las cuales están íntimamente relacionadas con la concepción, la programación, la proyección y la realización de comunicaciones visuales.

El objetivo principal de los trabajos elaborados por diseñadores gráficos es el de transmitir mensajes específicos a grupos sociales determinados. Muchas personas suelen tener una idea equivocada de esta carrera, ya que relacionan el término “gráfico” sólo con mensajes impresos y dejan de lado los mensajes visuales que se canalizan en otros medios de comunicación.

Es fundamental hacer hincapié en que el principal fin del diseño gráfico es la comunicación de ideas. Estos juicios, pensamientos o reflexiones se organizan mediante el uso de imágenes y una combinación armoniosa entre arte y aspectos tipográficos. Esto quiere decir que los diseñadores gráficos mezclan palabras (escritas u orales) con cuestiones visuales, con el propósito de emitir un mensaje de forma clara y directa. Aunque una gran cantidad de personas lo ignoren, es de suma importancia mencionar que las campañas publicitarias se crean generalmente mediante el diseño gráfico, por lo que estos profesionales tienen un gran peso en la rutina de la gente.

No podemos dejar de señalar que las campañas publicitarias que se crean a través del diseño gráfico se emplean por organismos, tanto privados como públicos. Por ende, estos profesionales son muy buscados por organizaciones gubernamentales que tienen deseos de desarrollar campañas dirigidas al ciudadano común. También son bastante solicitados por empresas particulares (especialmente en los sectores de imagen corporativa y departamento de marketing), con la intención de incrementar las ventas de las mismas.

Otro dato interesante sobre esta carrera tiene que ver con que guarda sus orígenes en la invención de la imprenta, sin dejar de mencionar que se desarrolló en gran medida hasta que se llevó a cabo la separación entre Bellas Artes y Arte Aplicada en el siglo XIX. A pesar de todo esto, la madurez del diseño gráfico llegó en el siglo XX. Las novedades en tecnología, ordenadores, software y hardware hicieron que esta profesión dejara de ser sólo una expresión artística para explotar su aspecto más práctico y efectivo en diversas cuestiones de la vida cotidiana.

Es esencial hacer referencia al diseño gráfico como profesión, ya que se trata de una carrera que debe ser desarrollada por individuos que manejen conceptos claros y tengan la capacidad de combinar presentación visual con cuestiones tipográficas, con el objetivo de puedan entregar un trabajo de mensaje claro y fácil de entender para el público al cual está destinado el mismo. Resulta muy importante saber cómo combinar palabras con efectos visuales, ya que en el diseño gráfico estas cuestiones no se pueden trabajar por separado.

El mensaje tiene que llamar la atención de la gente, ya sea por su estética o por el concepto que representa. De no ser así, las personas no se detendrán ante el anuncio o aviso por más profundo e interesante que sea su mensaje.

He aquí un listado de las actividades comunes en el trabajo de un diseñador gráfico:

  • Reunirse con sus clientes para entender con claridad lo que están solicitando. Deben tener la capacidad de imaginar el aspecto final del proyecto.
  • Creación y desarrollo de ideas novedosas. Puede trabajar con un equipo de diseño o directamente con el cliente.
  • Utilización de programas informáticos diferentes.
  • Modificación, revisión y edición de proyectos según las exigencias de clientes.
  • Cumplimiento de las fechas límite para la finalización de trabajos. Para esto es necesario tener buena organización y administración del tiempo.
  • Facturación, llevar el presupuesto y preparación de licitaciones de nuevos proyectos.

En conclusión, los diseñadores gráficos deben saber muy bien que los seres humanos perciben prácticamente todo con la vista y manejar a la perfección este concepto para que sus trabajos sean tan atractivos como eficientes.