El Sistema Educativo Universitario de España ha sido remodelado recientemente, debido a una exigencia del proceso de Convergencia Europea. El requerimiento en cuestión consiste en una reestructuración del método educativo en las universidades, tanto en el territorio español como en el resto de los países miembros de la Unión Europea, con el fin de que pueda adaptarse a las premisas marcadas por el Espacio Europeo de Educación Superior.

Es fundamental considerar que España ha transformado profundamente la estructura de sus universidades, en relación con sus titulaciones, sus métodos de enseñanza y sus instituciones educativas. Esto se llevó a cabo con diversos objetivos, tales como mejorar la competitividad de los estudiantes con respecto a otros países europeos, favorecer la movilidad estudiantil, aumentar la calidad de la enseñanza y permitir el reconocimiento de títulos en toda la Unión Europea. En esta ocasión especial, brindaremos información a todos los interesados en los aspectos principales del sistema universitario de España. También trataremos sobre los distintos tipos de formación y sus titulaciones.

En primer lugar, es fundamental considerar que el sistema universitario español está compuesto por un total de 77 instituciones, de las cuales 50 son públicas y 27 son privadas. Asimismo, no podemos dejar de mencionar que dos de las universidades en cuestión se especializan en programas de postgrado. Éstas se denominan Universidad Internacional Menéndez Pelayo y Universidad Internacional de Andalucía. Por otro lado, cabe destacar que los estudiantes españoles pueden iniciar el cursado en la universidad una vez que terminan sus estudios de bachillerato o concluyen un ciclo formativo de grado superior. Es necesario que aprueben un examen selectividad para que se les permita seguir asistiendo en la titulación que deseen.

La estructura de las enseñanzas en las Universidades de España le permite a los alumnos obtener títulos de carácter oficial, sin dejar de mencionar que consiste en dos niveles diferentes. Éstos son los siguientes: estudios de Grado (primer ciclo universitario) y de Postgrado (que consta de Máster y Doctorado en segundo y tercer ciclo universitario, respectivamente). Es fundamental hacer referencia a que la formación que se brinda en las instituciones son distintas y la titulación que se recibe por los cursados son el reflejo de la enseñanza recibida. He aquí las diferencias más significativas entre ellas:

  • Los títulos de Grado tienen como objetivo principal el de preparar a los alumnos para que tengan la posibilidad de ejercer actividades de carácter profesional. Comprenden enseñanzas básicas y formación general de numerosas áreas de conocimientos, tales como Artes y Humanidades, Ciencias, Ciencias de la Salud, Ciencias Sociales, Derecho, Ingeniería y Arquitectura. Por lo general, los grados equivalen a cuatro años académicos, aunque ciertas carreras requieren una mayor cantidad de tiempo de cursado, como por ejemplo Medicina.
  • Los títulos de Máster encajan con el segundo ciclo universitario, razón por la cual son de postgrado. La formación en este caso se caracteriza por ser avanzada, multidisciplinar y especializada. Para obtener un Máster es necesario cursar entre uno y dos años aproximadamente.
  • Los doctorados son títulos pertenecientes a otra clase de formación de postgrado, tal como mencionamos anteriormente. Corresponden al segundo ciclo universitario, sin dejar de hacer hincapié en que para acceder a carreras de esta índole los alumnos necesariamente deben haber cursado un máster. Aquellos individuos que concluyen un doctorado obtienen nada más ni nada menos que el título de Doctor. Es fundamental considerar que los estudios doctorales se dividen en dos ciclos distintos. En uno es necesario cursar un año aproximadamente, mientras que en el otro los estudiantes tienen que realizar una investigación y elaborar una tesis, la cual debe ser presentada a las autoridades y calificada. Entre ambos procesos, el doctorado requiere de tres o cuatro años académicos.

Los títulos enumerados arriba sobresalen por ser estatales y autorizados. A pesar de esto, es imposible dejar de lado el hecho de que las universidades también distribuyen titulaciones de otro tipo, las cuales se caracterizan por ser no oficiales. No obstante, el fin principal de estos títulos es el de cubrir necesidades formativas que no se contemplan en el denominado catálogo oficial de titulaciones. En conclusión, se trata nada más ni nada menos que de certificaciones propias de especialista o experto, cuyos estudios requieren que los alumnos se concentren en áreas concretas, sobre las cuales deben profundizar tanto de forma teórica como práctica.

Si estás pensando en seguir una carrera universitaria, pero no tienes demasiado en claro qué es lo que quieres estudiar, no dudes en asesorarte previamente para determinar tu futuro con seguridad. Hay numerosos portales web que se dedican especialmente a ayudar a los indecisos a seleccionar su carrera ideal y a hallar centro más adecuado para hacerlo. Avanza en tu carrera es, sin lugar a dudas, el mejor ejemplo de esto.