compañeros de estudios

Dime con quién andas y te diré quién eres. Este popular refrán describe a la perfección lo importante que es saber elegir con qué personas pasas más tiempo, ya que eso dirá mucho de ti. Ello adquiere especial relevancia en la época universitaria de una persona, en la que un adecuado compañero de estudios puede ser determinante para lograr el éxito académico.

Pongamos por ejemplo que llegas a Madrid a estudiar en una universidad privada. Tras buscar alojamiento, en una residencia universitaria o en un piso compartido, empezarás las clases. En esos primeros días conocerás a los que durante todo el año y, probablemente, durante toda la carrera, serán tus compañeros. Lo normal es que te acabes juntando con dos o tres con los que acabarás compartiendo horas de estudio, preparación de exámenes, realización de trabajos, etc.

En los estudios hay quien prefiere ir por libre. Pero no son pocos los que optan por rodearse de un grupo de compañeros con los que compartir calendarios de estudio, intercambiar apuntes o prepararse los exámenes. Un compañero de estudios puede ser una gran ayuda para aquellos momentos en los que, por algún contratiempo, no puedes asistir a clase o para que entregue un trabajo cuando, por cualquier motivo, tú no puedes hacerlo en persona.

Un error que cometen muchos a la hora de buscar el compañero ideal de estudios es acercarse al más listo de la clase, el popular empollón, para intentar imitar su método y lograr resultados parecidos a los suyos. Pero es mejor rodearse de personas del mismo nivel intelectual para poder ayudarse mutuamente en los estudios.

También es importante que tu grupo afín de personas tenga tus mismos intereses, tanto en lo académico como en lo extrauniversitario. Porque en muchos casos las relaciones de amistad en esta época de la vida traspasan los muros de la universidad y se convierten en amigos para toda la vida. De hecho, los contactos que establezcas en tu periplo universitario te pueden servir para encontrar trabajo o para cambiar de empleo, ya que lo normal es que se desenvuelvan laboralmente en el mismo sector que el tuyo.